Los australianos dicen «abrumadoramente» sí a la legalización del matrimonio igualitario

El plebiscito de carácter voluntario que se ha realizado a lo largo del último mes en Australia no deja lugar a dudas: Australia dice sí al matrimonio igualitario a través de una sólida mayoría. Malcolm Turnbull quiere legalizarlo antes de que termine el año.

Luis M. Álvarez • 15/11/2017

Los australianos dicen «abrumadoramente» sí a la legalización del matrimonio igualitario | Foto: Youtube

australia matrimonio igualitario plebiscito referéndum alex greenwich dean smith homosexual fiona mcleod lyle shelton james paterson gay lesbiana bodas gays malcolm turnbull igualdad derechos lgbt derechos lgtb

Miles de defensores del matrimonio igualitario han saltado a las calles australianas con banderas arco iris para celebrar el resultado de la consulta popular vía postal que se ha llevado a cabo en Australia a lo largo del último mes, que ha tenido como resultado un abrumador «sí» a favor de la legalización de las bodas entre personas del mismo sexo. Según la Oficina de Estadísticas de Australia el 61,6 % de los votantes a apostado por la igualdad de derechos entre parejas heterosexuales y homosexuales, por lo que el gobierno a prometido desarrollar un proyecto de ley para que sea llevado al Parlamento el 7 de diciembre.

«El pueblo australiano ha hablado y han votado abrumadoramente 'sí' por el matrimonio igualitario. Han votado 'sí' por justicia, han votado 'sí' por compromiso, han votado 'sí' por amor’. Ahora nos toca a nosotros, aquí en el Parlamento de Australia, seguir adelante. Seguir con el trabajo que los australianos nos han encomendado y hacer esto este año antes de Navidad, ese debe ser nuestro compromiso», declara Malcolm Turnbull, primer ministro australiano, que ha defendido el sí en este plebiscito, animando a los legisladores a prestar atención al «abrumador» resultado a favor de las bodas gays.

Palabras dirigidas, sobre todo, a un sector del gobierno que se había comprometido a rechazar el matrimonio igualitario independientemente del resultado de una consulta que no era vinculante, pero que ha sido secundada por casi 12,7 millones de los 16 millones de votantes censados. De esta manera, Australia se convierte en el segundo país del mundo que aprueba el matrimonio igualitario por consulta popular, después de que lo hiciera Irlanda en 2015. Inicialmente, el colectivo LGBT se oponía a este plebiscito al considerar que sus derechos no deberían quedar a merced de la opinión popular. En la misma línea, el Comité de Derechos Humanos de la ONU se manifestaba la semana pasada contra de lo que denominaba «una encuesta de opinión pública innecesaria y divisiva», instando al gobierno a la legalización del matrimonio igualitario independientemente del resultado de la consulta.

Si la campaña del «no» se había recrudecido justo antes de que comenzara la consulta a través de diferentes campañas o acciones de vandalismo, llegando un sacerdote a afirmar que habría que «disparar a los homosexuales», los políticos opuestos a la legalización del matrimonio homosexual ya están haciendo campaña para terminar con las leyes contra la discriminación y animando al boicot de las celebraciones nupciales por parte de todos los servicios relacionados, como restaurantes, floristerías y pastelerías.

Este mismo lunes, el senador James Paterson, presentaba un proyecto de ley apoyado por la portavoz de al Colación para el matrimonio, Lyle Shelton, apresurándose a tomar posición de víctima al resaltar la necesidad de «proteger la libertad de expresión, la libertad de conciencia y también la libertad de religión». Una propuesta que, según la presidenta del Consejo Legal de Australia, Fiona McLeod, invade «las protecciones antidiscrimnatorias establecidas a largo plazo de una manera peligrosa y sin precedentes». Un propuesta que ya ha tenido respuesta en otro proyecto de ley presentado por el senador Dean Smith, afirmando que «si hay enmiendas, veámoslas, pero seamos claros al respecto: los australianos no han participado en una encuesta para que se eliminase un plan de discriminación».

«Este es nuestro momento de mayor orgullo como australianos gays y lesbianas. Finalmente puedo estar orgulloso de mi país», declara Chris Lewis, un artista de Sydney de 60 años de edad. «No se trataba sólo de nosotras. Es para nuestras hijas, para que sepan que la igualdad es importante», declara Annika Lowry, de 42 años de edad, quien acude a celebrar el resultado acompañada de su hija de 4 años de edad. «Los australianos realmente se han unido para apoyar a sus parejas gays y lesbianas y han dicho que todos deben ser capaz de tener la libertad de casarse», afirma Alex Greenwich, representante estatal de Nueva Gales del Sur y copresidente de Australia Marriage Equality.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto