Neo-nazi que planeó un ataque contra la comunidad LGBT se defiende alegando que es bisexual

La estrategia de defensa de Ethan Stables, neo-nazi detenido cuando pretendía atentar contra la comunidad LGBT en la localidad de Barrow (Reino Unido), sorprende al sostener que ni es supremacista porque su mejor amigo es de color, ni tampoco homofóbico porque él mismo es bisexual.

Luis M. Álvarez • 01/02/2018

Neo-nazi que planeó un ataque contra la comunidad LGBT se defiende alegando que es bisexual - Foto: Youtube

reino unido cumbria barrow ethan stables homofobia juicio bisexual

La policía del condado de Cumbria (Reino Unido), detiene en junio de 2017 a Ethan Stables, supremacista blanco de 20 años de edad, como sospechoso de planear un ataque terrorista contra la comunidad LGBT en New Empire, un espacio público de la localidad de Barrow en el que estaba previsto celebrar un evento del orgullo LGBT. Una vecina de la localidad alerta de las intenciones de Stables después de que publicara varios mensajes prometiendo «masacrar a todos los bastardos homosexuales» en un grupo neo-nazi de Facebook. Es detenido cuando se encuentra realizando un último acto de reconocimiento, antes de perpetrar su plan de regresar posteriormente con armas. En las últimas semanas del proceso legal para esclarecer los hechos, la defensa del acusado ha sorprendido a todo el mundo con una insólita estrategia, alegando que ni es supremacista ni es homofóbico porque es bisexual.

El fiscal del caso, Jonathan Sandiford, sostiene ante el tribunal de Egerton que los supremacistas blancos tienen un «odio profundo» contra las minorías, particularmente contra las personas homosexuales, describiendo a Stables como un neonazi que apoya a Adolf Hitler, asegurando que pretendía «lanzar un ataque asesino» contra varias comunidades, explicando cómo estuvo a lo largo de siete meses investigando sobre armas y llegando a fabricar sus propios explosivos. Sin embargo, el representante legal del acusado, Patrick Upward, sostiene frente al jurado que su defendido «nunca esperó que nadie creyera lo que tenía que decir», justificándole por los mensajes publicados en Facebook, alegando que padece síndrome de Asperger y defendiendo que no es supremacista, sino tan sólo un «fantasioso», como prueba el hecho de que su mejor amigo es de color, así como tampoco es homofóbico, porque tiene un tío abiertamente homosexual y además él mismo asegura ser bisexual.

«Anteriormente había tenido demasiado miedo de revelar su sexualidad porque sus padres se habrían disgustado», explica el abogado, revelando que su defendido habría mantenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo. «Estoy indignado y avergonzado de mí mismo por lo que hice. Me gustaría poder volver el tiempo atrás. Lo siento», asegura Stables, quien había defendido anteriormente en un vídeo que los «homosexuales se ven mejor en el fuego», quemando a continuación una bandera arco iris. « Tengo un sexto sentido para ese tipo de cosas. Era un niño solitario (...). Prefería estar solo. Nunca hubo ningún problema con su capacidad intelectual, pero desde pequeño era testarudo y solitario. Él es consciente de que soy gay y no creo que sea homofóbico (…). Sentí que comenzó a tener fantasías paranoides. A veces tenia ideas muy fijas en su mente», asegura Phillip Loveless, el tío gay de Stables, quien es además su padrino, defendiendo que su ahijado no le habría dado ninguna razón para pensar que era homofóbico.

Independientemente de que Kevin Spacey demostrara que salir del armario es una pobre estrategia para desviar la atención sobre cosas peores, tampoco es la primera vez que el sospechoso de un crimen de odio utiliza su orientación sexual en un intento de demostrar que no es homofóbico. Acusado de matar a balazos a un gay en Manhattan en 2013, Elliot Morales, se defendía alegando ser bisexual y que había mantenido una relación sentimental durante una década con una mujer transgénero, lo que no le sirve de nada porque finalmente es condenado de todos los cargos, incluido el delito de odio. También reclamaba ser bisexual James Howell, natural de Indiana y arrestado en 2016 después de que la policía encuentra armas en su automóvil, de camino al desfile del orgullo gay en West Hollywood.

Lo que quizás su defensa no haya calibrado es que nada impide que Stables sea realmente bisexual y aún así tuviera intención de atentar contra el colectivo LGBT, impulsado por una homofobia internalizada y el odio a sí mismo, como consecuencia de pertenecer a un colectivo que detesta y presionado por sus compañeros neonazis. «También parece que tiene problemas de salud mental», declara el activista bisexual Gregory Ward, fundador de Fluid Array Foundation, organización estadounidense bi / pan / fluid +, asegurando «que no es poco común entre hombres bi cerrados, que no tienen salida a expresar su rareza». No es la primera vez que la homofobia está detrás de un atentado de estas características, así se explica desde el colectivo LGBT la causa de la matanza de Orlando, por mucho que el FBI defienda lo contrario.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.