Chat

Contactos

Fotos

Guía

Peter Finlay denuncia ser víctima de discriminación por parte de Turkish Airlines por ser portador de VIH

Un ciudadano británico, Peter Finlay, denuncia haber sido víctima de discriminación por parte de Turkish Airlines, al exigirle un certificado médico para embarcar porque es portador de VIH, una enfermedad que la compañía considera infecciosa.

Luis M. Álvarez • 16/12/2017

Peter Finlay denuncia discriminación por parte de Turkish Airlines por ser portador de VIH | Foto: Youtube

reino unido edimburgo turquía estambul peter finlay discriminación vih derechos lgtb derechos lgbt turkish airlines

La publicidad de Turkish Airlines te anima a ir más allá, aunque se les ha pasado por alto avisar de que no se refieren a las personas que sean portadoras de VIH, tal y como puede acreditar Peter Finlay, de 38 años de edad, que denuncia haber sido víctima de discriminación por parte de Turkish Airlines por ser portador de VIH cuando el 5 de noviembre le deniegan el permiso para embarcar y le exigen un certificado médico para poder subir al avión, el denominado fit to fly.

«La forma en que me trataron fue como si hubiera sido pisoteado. Me preguntaron si tenía una carta de un médico que confirmaba que era apto para volar y no representaba ningún riesgo para otros pasajeros, que no era contagioso. Dije que no, no debería necesitar una carta. No represento ningún riesgo para ningún otro pasajero», declara Finley, a quien no le permitieron facturar su equipaje al preguntarle si lleva algún tipo de medicamento, a la que contesta afirmativamente, refiriéndose a su medicación para el VIH.

El fit to fly es un certificado médico que se exige para volar a aquellas personas que hayan tenido un enfermedad reciente, hayan estado hospitalizadas o hayan sido intervenidas quirúrgicamente. Asimismo es indispensable si tienes alguna condición que pueda considerarse inestable, como estar en avanzado estado de gestación, por ejemplo, o si necesitas algún tipo de cuidado terapéutico durante el vuelo. Una persona en tratamiento por VIH necesitaría un fit to fly, aunque sí un certificado que justifique el tipo de medicación que lleva, pero no de cara a embarcar, sino para pasar la aduana del país al que entra. En cualquier caso, a pesar de que Finlay consigue su fit to fly al día siguiente, Turkish Airlines se niega igualmente a permitirle embarcar en otro vuelo ni a devolverle su dinero alegando inicialmente que había sido él quien había llegado tarde para embarcar, lo que posteriormente rectificarían.

Después de cuatro semanas tratando de que le reembolsaran el importe del vuelo perdido, el pasado viernes, 8 de diciembre, la aerolínea le confirma que puede recuperar su dinero de manera excepcional, al seguir considerando que la responsabilidad de la pérdida del vuelo y del incidente es enteramente suya. «Nadie debería tener que hacer esto para volar con una aerolínea. ¿Qué es lo siguiente? ¿La gente necesita una carta para subirse al autobús?», se pregunta Finley, explicando que, a pesar de todo, tiene la suerte de tener amigos y familiares muy solidarios que nunca antes le habían hecho sentir el estigma de ser portador de VIH. Asimismo, nunca antes había tenido ningún conflicto para volar por ser serpositivo, ni le habían pedido el fit to fly. «Fue una reacción brusca de Turkish Airlines basada en la ignorancia; su personal realmente afirmó que el VIH es infeccioso (…). Ya no me importa el reembolso, me preocupa que esto no debería haber sucedido nunca y que no se vuelva a repetir», asegura Finley.

«Se requiere que todo pasajero que necesite embarcar con medicamentos muestre un certificado médico que indique que el medicamento debe tomarse durante el vuelo. Estos procedimientos están en línea con las condiciones de transporte de Turkish Airlines que establecen, con la excepción de aquellos con diabetes, que todos los pasajeros que necesiten usar medicamentos durante el vuelo deben llevar sus recetas con ellos. Si un pasajero no tiene la documentación médica requerida y tiene un billete no reembolsable, no se le permitirá volar y no tendrá derecho al reembolso. En este caso, como gesto de buena voluntad, Turkish Airlines le ha ofrecido al pasajero un reembolso completo. Recomendamos que todos los pasajeros que necesiten tomar medicamentos en nuestros vuelos lean la sección de 'asistencia especial para pasajeros' de nuestra página web y se aseguren de que lleguen al aeropuerto con tiempo suficiente para permitir que se completen los controles necesarios», declara un portavoz de la compañía.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto