Chat

Contactos

Fotos

Guía

La Primera Ministra de Serbia, Anna Brnabic, no es bienvenida en el Orgullo de Belgrado 2018

La comunidad LGBT de Belgrado está dividida sobre la parcipación en el Orgullo de Belgrado de Anna Brnabic, Primera Ministra de Serbia, quien es abiertamente homosexual. Mientras unos defienden que su presencia envía un poderoso mensaje a una sociedad muy religiosa, tradicional y conservadora, otros lamentan que no haya hecho nada en favor de los derechos LGBT después de un año al frente del gobierno.

Luis M. Álvarez • 22/09/2018

Orgullo de Belgrado 2018 | Foto: Uso permitido

serbia belgrado anna brnabic derechos lgbt derechos lgtb orgullo orgullo 2018 orgullo de belgrado

Alrededor de 5000 policías velan por la seguridad en un perímetro restringido de Belgrado el pasado domingo, 16 de septiembre, cuando se celebra el orgullo LGBT, para el que se congregan cientos de personas entre las que también se encuentra la Primera Ministra de Serbia, Anna Brnabic, que tiene que enfrentarse a las críticas de un amplio sector de la comunidad LGBT que rechaza su presencia este año.

Hace un año desde que que Brnabic fuera nombrada Primera Ministra de Serbia, convirtiéndose en la primera jefa de gobierno abiertamente homosexual de un país balcánico, lo que es celebrado por la comunidad LBGT que le recibe con los brazos abiertos y pancartas que dicen «Ana está aquí» en el orgullo del año pasado. Sin embargo, un año después, los derechos de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales no solo no han mejorado, sino que siguen en la misma situación, De ahí que un grupo de activistas haya lanzado la campaña «Di no», en contra de que los políticos asistieran al orgullo este año, siendo el rechazo a la presencia de Brnavic su principal objetivo.

El primer desfile del orgullo de Serbia se celebra en 2001, a pesar de haber sido aprobado por el gobierno y de que se desarrolla de forma pacífica, concluye de forma violenta al ser interrumpido de forma violenta por un grupo de cientos de extremistas. Alrededor de un centenar de personas resultan heridas casi una década después, en 2010, lo que leva al gobierno ha prohibir el desfile hasta que en 2014 vuelve a celebrarse, nuevamente con una considerable presencia policial, lo que permite que sea el primer orgullo pacífico de Belgrado, a pesar de que también se suceden de forma paralela manifestaciones contra los derechos de los homosexuales.

Cuando Aleksandar Vucic, propone hace dos años a Brnabic para el cargo de Primera Ministra, muchos son lo que solo ven una estrategia de lavado de imagen de cara a la candidatura de Serbia para ingresar en la Comunidad Económica Europea, siendo un país dominado por los conservadores cristianos ortodoxos en el que la discriminación y violencia contra la comunidad LGBT casi forma parte de la tradición. En su intervención en el desfile de 2017, Brnabic adelanta que los derechos de la comunidad LGBT serían abordados por su gobierno, pero solo después de que se resolvieran otros problemas que considera más importantes, como la inflación, las pensiones y el nivel de vida de los serbios. «Fue una declaración escandalosa», asegura, Predrag Azdejkovic, director de GLIC, quien descontento con los esfuerzos de otros activistas, que se vuelcan con la Primera Ministra por ser abiertamente homosexual, ha organizado otro desfile del orgullo, en el mes junio, con el objetivo de «llevar el desfile homosexual de regreso a la gente común y lejos de los políticos (…). Dicen: 'tienes una primera ministra gay, dos desfiles, deberías estar contento'. pero todo está inventado».

La vida cotidiana sigue estando marcada por la homofobia generalizada para los miembros de la comunidad LGBT de Serbia. Una encuesta realizada por la organización regional de ERA concluye que uno de cada cinco parejas gays es rechazado cuando intenta alquilar un departamento en Belgrado. La situación es aún más sombría fuera de la capital, afirman los activistas, denunciando que aunque el gobierno de Brnabic haya aprobado la Ley Contra la Discriminación, raramente los casos llegan ante la justicia realmente. Otra encuesta muestra que el 90 % de los encuestados están en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, mientras que alrededor del 70 % rechazan que las parejas gays hereden las pertenencias de su pareja después de la muerte. El matrimonio entre personas del mismo sexo sigue siendo ilegal en Serbia.

Según Brnabic, participar en el desfile del orgullo «es una forma de hacer una contribución activa para lidiar con los estereotipos y los prejuicios», asegurando que sería hipócrita no apoyar el orgullo por su parte. Asimismo, para los organizadores del Orgullo de Belgrado, tener al jefe del gobierno en primera fila es una forma de mostrarle a la comunidad LGBT que el país está cambiando. «Los políticos tienen que ser parte del desfile y enviar el mensaje de que 'gay está bien'», declara Goran Miletic, miembro de Civil Rights Defenders, quienes organizan el Orgullo de Belgrado.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto