Sentencia por el asesinato de Gabriel Fernandez: cadena perpetua para la madre y pena de muerte para el novio

Tras ser considerado culpable de torturar y asesinar a un niño de 8 años de edad, Gabriel Fernández, por considerarle homosexual, Isauro Aguirre es sentenciado a pena de muerte, mientras que su complice, la propia madre del menor, Pearl Sinthia Fernández, es sentenciada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, tal y como había pactado al condenarse culpable de los hechos de los que se le acusaban.

Luis M. Álvarez • 08/06/2018

Gabriel Fernández | Foto: Uso permitido

estados unidos los ángeles gabriel fernandez pearl sinthia fernandez isauro aguirre asesinato sentencia judicial jennifer garcía

En noviembre del año pasado, Isauro Aguirre, de 37 años de edad, era declarado culpable del asesinato en primer grado de Gabriel Fernández, el hijo de su pareja, de 8 años de edad, al que habría torturado durante semanas antes de quietarle la vida a golpes por «actuar como un homosexual». Consciente de que se enfrentaba a la pena de muerte, la madre del niño, Pearl Sinthia Fernández, de 34 años de edad, se declara culpable en un juicio separado, a cambio de ser sentenciada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Este jueves, 7 de junio, un tribunal de Los Ángeles sentencia al primero a la pena de muerte, confirmando que la segunda cumplirá su cadena perpetua.

«Gabriel tenía amor incondicional por vosotros, y os aprovechasteis de eso», les dice un familiar antes de escuchar la sentencia. El padre biológico de Gabriel, que cumple condena por robo, estuvo igualmente presente en la audiencia de sentencia, pero no quiso hacer ningún tipo de declaración o comentar la sentencia. Durante el juicio, se reveló que Gabriel había muerto de hambre, esposado en una habitación en la que servía como diana de una pistola de aire comprimido. Había sido rociado con gas pimienta, le habían obligado a comer su propio vómito y era a menudo encerrado en un armario con un calcetín metido en la boca para amortiguar sus gritos.

El 22 de mayo, Pearl Fernandez llama al teléfono de emergencias para informar que su hijo no respira, alegando que se había caído y se había golpeado la cabeza con un mueble. Cuando los paramédicos llegaron al domicilio de la pareja, encontraron a Gabriel desnudo en un dormitorio, sin respirar, con el craneo fracturado y tres costillas rotas, entre de otras heridas. Fallece dos días después.

Gabriel Fernández | Foto: Uso permitido

«No hace falta decir que la conducta fue horrenda, inhumana y no se puede decir menos que maligna. Es inimaginable el dolor que este niño probablemente soportó. Quieres decir que la conducta fue animalista, pero eso sería incorrecto, porque incluso los animales saben cómo cuidar a sus crías, algunos hasta el punto de sacrificar sus propias vidas en el cuidado de sus crías», declara el juez George G. Lomeli, al leer la sentencia de un caso que ha sacado a la luz las graves deficiencias de la manera en la que el condado de Los Ángeles maneja los casos de posible abuso infantil.

Pearl Fernandez | Foto: Uso permitido

La profesora del niño, Jennifer García, había denunciado la situación a las autoridades de que Gabriel era golpeado con un cinturón, pero los trabajadores sociales no encontraron nada malo en los múltiples contactos que habían mantenido con su madre y el que era su pareja antes de que se produjera el fatal desenlace. Dos trabajadores sociales, Stefanie Rodriguez y Patricia Clement, y sus superiores inmediatos, Kevin Bom y Gregory Merritt, se encuentran a la espera de juicio por un cargo de delito mayor por abuso infantil y falsificación de registros públicos que involucraban al menor que tenían que haber protegido.

Isauro Aguirre | Foto: Uso permitido

«Son personas malvadas por lo que hicieron. Y a pesar de cómo me siento, sé que si Gabriel hubiera sobrevivido, no hubiera querido que su madre o Isauro fueran castigados por algo que le hicieron a él. Porque ese es el tipo de persona que era», asegura la profesora de Gabriel, describiéndole como un niño amable al que le gustaba ayudar a sus compañeros y ella misma en el aula. «Me reconforta creer que ahora está en paz. Y sé que a diferencia de él, sus abusadores nunca tendrán paz. Tendrán que soportar toda una vida de sufrimiento, y sé que no estoy sola con la esperanza de que experimenten el mismo abuso en su vida o algo peor», dice la profesora, que también ha criticado que algunos miembros de la familia hayan aprovechado este triste suceso para conseguir fama y dinero.

Comentarios

Relacionado con Estados Unidos

Contactos en Estados Unidos Chat Gay Estados Unidos Chat Lesbianas Estados Unidos Noticias de Estados Unidos

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto