«Star Trek: más allá»: homosexuales en familia sí, besos entre ellos no

Tras confirmar que su personaje sale del armario en «Star Trek: más allá», donde se le muestra junto a su pareja y la hija de ambos, John Cho revela que se ha suprimido un beso que se producía entre los dos hombres cuando se reencuentran tras un viaje intergaláctico.

Luis M. Álvarez • 23/07/2016

«Star Trek: más allá»: homosexuales en familia sí, besos entre ellos no | Foto: Youtube

star trek star trek más allá john cho simon pegg j.j. abrams justin lin debate corrección política inclusión reivindicación

Por mucha controversia que haya causado entre los miembros del reparto original y los del reboot, Hikaru Sulu es homosexual en Star Trek: más allá (Star Trek: beyond, 2016, Justin Lin, EE.UU.). En la película se le muestra con toda naturalidad como un padre de familia junto a su pareja, un hombre asiático con el que tiene una hija. Por mucho que incluso J.J. Abrams haya alabado la inclusión de la comunidad LGTB en el universo trekkie, se abre ahora el debate de la corrección política al revelar John Cho que se habría rodado un beso homosexual, que se habría finalmente suprimido en la mesa de montaje.

Homosexual y asiático

«Había un beso que creo que ya no está. No era una sesión de besos. Estamos en el aeropuerto con nuestra hija. Era un beso de bienvenida. Estoy realmente orgulloso de esa secuencia, porque era bastante difícil», declara John Cho respecto a un beso que supone ha suprimido del montaje final de la película, a pesar de que no fue una secuencia fácil de rodar. «Obviamente, acabo de conocer a la niña, y Doug no es actor. Sólo quería que pareciera convincentemente íntimo. Somos dos heterosexuales y tenemos que mostrar una relación de amor, conseguir una intimidad. Fue duro hacerlo sobre la marcha. Tuvimos que abrirnos. Salió bien, desde mi punto de vista», concluye Cho explicando que la sexualidad de su personaje le proporciona un poco de personalidad.

Si la idea de incluir un personaje homosexual surge de Simon Pegg y Justin Lin, es el propio John Cho quien demanda que el actor que interprete a su pareja fuera asiático. «Siempre sentí que era más duro ser gay y asiático que cualquier otra combinación», comenta mientras que explica que la dureza del estigma cultural entre los chicos asiáticos gays de su entorno personal, «sería conveniente que en el futuro fuera muy parecido a lo que tendemos a ver en las familias heterosexuales». Y así es como la persona elegida para interpretar a su pareja fue Doug Jung, guionista de la película junto a Pegg, lo cuál sirve también para reforzar la decisión de los guionistas de incluir un personaje homosexual.

¿Reivindicación LGTB o corrección política?

Pero más allá del debate de incluir un nuevo personaje homosexual o que saliera del armario uno de los personajes clásicos que ha enfrentado a George Takei, quien interpretara el personaje en la serie de televisión original creada por Gene Roddenberry y la saga cinematográfica que la continuara, quien considera que no deberían haber cambiado el espíritu heterosexual de su personaje, y a Simon Pegg, guionista de la película que publicaba una rotunda respuesta defendiendo su punto de vista, secundado por el propio Cho y otros miembros del reparto, así como el propio J.J. Abrams, quien celebra y valora la decisión muy positivamente, surge ahora un nuevo debate: ¿estamos ante una auténtica reivindicación de la comunidad LGTB o ante un ejercicio de cosmética dentro de la corrección política para cubrir el cupo de la inclusión?

No es este el único beso homosexual que se cae de una película en la mesa de montaje, recientemente pasaba también en La leyenda de Tarzán (The legend of Tarzan, David Yates, 2016, EE.UU.), donde se producía una beso «inconsciente» entre Christoph Waltz y Alexander Skarsgård que dejaba patidifusos a los asistentes a los pases de la película con público previos a su estreno, motivo por el que fue suprimido a pesar de que a sus creadores les había encantado. En muchos casos, no es el beso en sí, sino la manera de introducirlo porque sin beso, sólo con una mirada, la secuencia homosexual de Independence Day: contraataque (Independence day: resurgence, Roland Emmerich, 2016, EE.UU.) resultaba más cómica que intensa, todo lo contrario que aquel beso que Ryan O’Neil y Godfrey Quigley en Barry Lyndon (Stanley Kubrick, 1976, Irlanda, Reino Unido & EE.UU.).

Las dudas se resolvieron ayer en, 22 de julio en los Estados Unidos, estando el estreno de Star Trek: más allá previsto para el 19 de agosto en España.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto