Su jefe en HSBC la lleva al altar porque su familia no aprueba que se case con otra mujer

Jennifer y Sam son un pareja de lesbianas que, después de 11 años de relación, han decidido celebrar su boda de manera simbólica, dado que el matrimonio igualitario no es legal en Taiwán, pero ante el rechazo de sus padres, ha sido el jefe de Jennifer quien les ha llevado al altar.

Luis M. Álvarez • 11/03/2017

Su jefe en HSBC la lleva al altar porque su familia no aprueba que se case con otra mujer | Foto: Youtube

taiwán matrimonio igualitario lesbianas lesbofobia homofobia inclusión hsbc

El director ejecutivo de en Taiwán del HSBC (The Hong Kong & Shanghay Banking Corporaton en inglés), John Li, ha sido el encargado de llevar a una de sus empleadas al altar, Jennifer, ante la negativa de sus padres a hacerlo puesto que se casaba con otra mujer, Sam, con la que mantiene una relación sentimental desde hace 11 años. «L loramos porque nunca pensamos que llegaríamos tan lejos», declara Jennifer en un emotivo vídeo publicado por la empresa.

«Nunca había pensado que llegaría siquiera a tener una boda. Estoy muy feliz, pero también muy nerviosa. Desde que decidimos celebrar una boda, hemos pasado cada minuto de nuestros días libres preparándola. Hemos dedicado mucho a esta boda», explica Jennifer en el vídeo que HSBC ha publicado con la intención de fomentar la inclusión entre sus trabajadores. Anteriormente la compañía británica había mostrado su apoyo a la comunidad LGBT en Asia colocando dos leones con los colores del arco iris en su sede de Hong Kong.

«Antes de que saliéramos del armario, siempre teníamos miedo. Dudábamos si debíamos hablar de ello porque estábamos preocupadas porque la gente podría burlarse de nosotras. Lo que más me preocupaba era el trabajo. Tenía miedo de que los clientes dejaran de trabajar con HSBC, así que lo consideré cuidadosamente, pero me di cuenta de que algunos clientes nos apoyaban mucho», explica Jennifer, admitiendo que llegó incluso a considerar un matrimonio con un hombre con la intención de hacer feliz a sus padres que le han dado la espalda por ser lesbiana.

Desde que Tsai Ing-wen se convertía en presidenta, en enero del año pasado, se abría una puerta para que Taiwán se convirtiera en el primer país del continente asiático que legalizara el matrimonio igualitario. La multitudinaria celebración del Orgullo en Tai Pei era sin duda un pequeño anticipo de la manifestación en favor del matrimonio igualitario convocada en diciembre del año pasado, el mismo Día de los Derechos Humanos. Aunque la boda de Sam y Jennifer sea simbólica, con su gesto pretenden animar a la comunidad LGBT y fomentar el respeto por parte de otras comunidades.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto