Trinidad y Tobago camino de despenalizar la homosexualidad por decreto judicial

En respuesta a la demanda del activista Jason Jones, un juez de Trinidad y Tobago declara anticonstitucional la Ley de Delitos Sexuales que prohíbe la sodomía y los actos homosexuales consensuados, una decisión que podría conducir a la despenalización completa de la homosexualidad.

Luis M. Álvarez • 14/04/2018

Trinidad y Tobago camino de despenalizar la homosexualidad por decreto judicial | Foto: Youtube

trinidad y tobago puerto españa jason jones derechos lgbt derechos lgtb demanda devindra rampersand demanda judicial senencia judicial sentencia fallo fallo judicial veredicto

En febrero del año pasado, el abogado y activista Jason Jones demandaba a Trinidad y Tobago por tener en vigencia las leyes coloniales que penalizaban las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, motivo por el que habría incluso llegado a recibir amenazas de muerte. Este jueves, 12 de abril, un juez del Tribunal Supremo de Trinidad y Tobago, Devindra Rampersand, dictamina que las Secciones 13 y 16 de la Ley de Delitos Sexuales son inconstitucionales, tal y como se aplican a actos consentidos entre adultos.

La Ley de Delitos Sexuales también atenta contra el derecho a la privacidad de las personas, así como a la libre expresión, y cualquier persona acusada de un delito homosexual podría ser castigada a sentencias de hasta 25 años de cárcel. Trinidad y Tobago no sólo tiene un largo historial de leyes contra la comunidad LGBT, sino que incluso prohíbe la entrada al país a cualquier persona que se declare homosexual, bisexual o transexual.

«Lo que creo que el juez señaló fue que ‘aquí todos los credos y todas las razas tienen el mismo lugar’, y creo que todos debemos unirnos ahora y abrazarnos con verdadero amor y respeto (…). Esto no se trata de LGBT, se trata de los derechos y libertades consagrados en nuestra Constitución», declara Jones que como los activistas LGBT han celebrado la decisión judicial.

Grupos religiosos conservadores se opusieron a la demanda de Jones, alegando que anular las leyes de sodomía de alguna manera infringiría su derecho a practicar sus creencias religiosas, dado que condenan la homosexualidad. El grupo T&T, uno de los principales grupos que exigen que el tribunal defienda la ley, ha llegado a afirmar que la derogación de las Secciones 13 y 16 podría provocar que «los derechos homosexuales prevalezcan sobre los derechos heterosexuales».

Pero el juez ha rechazado estas ideas, señalando que su veredicto «no es una evaluación o negación de las creencias religiosas de nadie», sino «un reconocimiento de que las creencias de algunos, por definición, no son la creencia de todos, y, en la República de Trinidad y Tobago, todos están protegidos, según la Constitución». El tribunal se reunirá nuevamente en julio para determinar si la Ley de Delitos Sexuales debe ser eliminada en su totalidad o solo en parte.

«El juez se puso en el lado correcto de la historia en este caso al anular la ley de sodomía y declararla inconstitucional. Los activistas y la defensa continuarán en Trinidad y Tobago y en todo el Caribe hasta que se garantice la igualdad para las personas LGBTIQ. Con sentencias positivas en Belice y Trinidad y Tobago, el movimiento llevará el impulso a otras partes de la región», declara Kenita Placide, asesora en el Caribe de OutRight Action International, que tiene la esperanza de que otros países con leyes similares sigan el camino de la despenalización de las relaciones entre personas del mismo sexo.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto