Túnez anuncia su intención de no imponer los exámenes anales a sospechosos de ser homosexuales

El Ministro de Derechos Humanos de Túnez anuncia que su gobierno dejará de imponer de forma obligatoria los exámenes anales a sospechosos de ser homosexuales. Si bien podrán ser solicitados por un juez, el acusado podrá negarse a someterse a la prueba, sin que implique admitir que es homosexual.

Luis M. Álvarez • 26/09/2017

Túnez anuncia su intención de prohibir los exámenes anales a sospechosos de ser homosexuales | Foto: Youtube

túnez áfrica examen anal exámenes anales derechos lgbt derechos lgtb torturas mehdi ben gharbia

Túnez anuncia su intención de rectificar su postura frente a la obligación forzosa de pasar exámenes anales a las personas sospechosas de ser homosexuales. Se trata de una medida considerada degradante, discriminatoria y sin ninguna base científica para determinar si una persona es homosexual. A pesar de que no se ha adelantado la fecha en la que dejará de estar en vigor, las asociaciones de derechos civiles lo consideran un paso importante en la lucha por los derechos del colectivo LGBT en la República Tunecina.

«Estos exámenes ya no podrán imponerse por la fuerza, física o moral, o sin el consentimiento de la persona afectada», declara Mehdi Ben Gharbia, Ministro de Derechos Humanos, aclarando que la prueba podrá ser solicitada por un juez, pero no será obligatoria y las personas a las que antes se les obligaba a pasarla, podrán ahora rechazarla «sin que su negativa sea sostenida como prueba de su homosexualidad». Aunque Gharbia sostiene que el gobierno de Túnez «está comprometido a proteger a la minoría sexual de cualquier forma de estigmatización, discriminación y violencia», la sodomía seguirá estando penalizada con hasta tres años de cárcel por el artículo 230 de su código penal.

Un informe de Human Rights Watch revelaba comportamientos inquietantes de la policía en Túnez, donde se llega a someter a los sospechosos por cualquier delito a examen anal con la intención de acusarlos después de ser homosexuales. Estos exámenes, calificados como «crueles» e «inhumanos», consisten en que un médico inserta «con fuerza sus dedos, y a veces otros objetos» en el ano de los sospechosos con la desacreditada teoría del siglo XIX de que «los homosexuales pueden ser identificados por el tono del esfínter anal o la forma del ano». Túnez no es el único país africano en el que se realizan estas prácticas, sino que en los últimos seis años se han practicado regularmente también en Kenya, Zambia, Líbano, Egipto, Uganda, Camerún y Turkmenistán.

Los exámenes anales forzosos violan la Convención contra la Tortura, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos. El Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas condenaba su aplicación en mayo de 2016, mientras que en enero de este mismo año, el Servicio Europeo de Acción Exterior pedía al gobierno de Túnez que cesara inmediatamente de realizar este tipo de pruebas. El Consejo Nacional de la Orden Médica de Túnez, emitía un comunicado en abril en el que solicitaba a los médicos que dejaran de realizar estas pruebas.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto