Un juez considera a un arzobispo de Australia culpable de encubrir abusos sexuales a menores de edad

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, es declarado culpable de encubrir delitos de abusos sexuales a menores de edad que se remontan a los años setenta, cuando habría tenido conocimiento de lo hechos por boca de una de las víctimas, a la que no habría dado crédito al considerar que su agresor «era un buen tipo». Se trata del representante de la iglesia católica de mayor rango en ser condenado por ocultamiento de abusos sexuales en todo el mundo.

Luis M. Álvarez • 22/05/2018

Un juez considera culpable de encubrir abusos sexuales a menores de edad a un arzobispo de Australia | Foto: Youtube

australia newcastle philip wilson robert stone mark coleridge peter creigh peter fox veredicto gareth harrison sentencia judicial abusos sexuales homosexual gay pederasta james fletcher

El magistrado de un tribunal local de Newcastle, Robert Stone, emite un veredicto este martes, 22 de mayo, mediante el que declara a Philip Wilson, de 67 años de edad y desde 2001 arzobispo de Adelaida, la capital del estado Austral Meridional de Australia, culpable de encubrir los abusos sexuales de un sacerdote, James Fletcher, a cuatro menores de edad durante la década de los setenta en la región de Hunter, en Nueva Gales del Sur. Según el fiscal, Gareth Harrison, está convencido de que debería entrar en la cárcel, dado que podría suspenderse su pena a pesar de que se enfrenta a dos años cárcel. Se trata del miembro de la Iglesia con mayor rango en ser condenado por este delito en todo el mundo.

«Te tienes que preguntar por qué el acusado no hizo lo que él mismo dice que haría ahora [acudir a la policía] en la misma situación. Creo que la respuesta está relacionada con que el acusado tenía la sensación de saber que lo que estaba escuchando era una acusación acreditada. Además, el acusado quería proteger a la iglesia y su imagen», asegura el magistrado sobre Wilson, quien declara estar «decepcionado por la decisión (…). Ahora tendré que considerar los motivos y consultar estrechamente con mis abogados para determinar los próximos pasos».

En el año 2004, James Fletcher es declarado culpable de nueve cargos de abuso sexual infantil, falleciendo de un ataque cerebral solo trece meses después de ingresar en prisión. Al menos el abuso de una de sus víctimas, un niño de diez años, podría haberse evitado por completo si Wilson hubiera actuado en 1976 al conocer los hechos por boca del entonces monaguillo, Peter Creigh, de 15 años de edad en aquel momento, asegura Peter Fox, exinspector de policía de Nueva Gales del Sur, quien está «encantado» con la decisión del tribunal ya que consideraba que se debía rendir cuentas con los miembros de la iglesia por encubrir los delitos de Fletcher. «Es un punto de inflexión importante (…). Ha sido muy difícil para muchos de estos testigos», asegura Fox, convencido de que esta sentencia tendrá repercusiones en el Vaticano. Precisamente el Papa pedía hace unas semanas perdón a una víctima de abusos sexuales de Chile a la que no habría dado crédito cuando aseguraba que muchos altos cargos habrían estado protegiendo a su agresor.

Por su parte, Creigh, asegura que la decisión del magistrado le ha proporcionado «una gran sensación de alivio», siendo un «día muy importante para todas las víctimas y sus familias», y espera que esta decisión contribuya a desenmarañar «la hipocresía, el engaño y el abuso de poder y confianza» exhibidos tradicionalmente por la iglesia católica. «Creo que esto les da mucha esperanza a los sobrevivientes (…). Obviamente, nos gustaría ver eventos similares en toda Australia», asegura Clare Leaney, directora ejecutiva del grupo de apoyo a víctimas In Good Faith Foundation, quien considera prometedor ver que la ley se aplica independientemente del rango del acusado.

En su defensa, Wilson, que ha sido diagnosticado con las primera etapas de la enfermedad de Alzheimer, afirmó no recordar aquella conversación en la que Creigh le habría relatado lo que le estaba sucediendo. Sus representantes legales habrían intentado la desestimación del caso hasta en cuatro ocasiones aprovechando la enfermedad, a pesar de que, según los informes médicos, no le afecta lo suficiente como para tener que renunciar a sus funciones laborales. Uno de los testigos ha declarado que Wilson consideraba que las acusaciones sobre Fletcher no podían ser ciertas porque «era un buen tipo». A pesar de que Wilson y Fletcher habían trabajado juntos e incluso habían compartido vivienda durante un corto período de tiempo, Wilson habría negado que fueran amigos.

«El arzobispo Philip Wilson ha sido declarado culpable de no informar a la policía sobre las acusaciones de abuso sexual infantil (…). El arzobispo Wilson mantuvo su inocencia a lo largo de este largo proceso judicial, sostiene el arzobispo Mark Coleridge, cabeza de la conferencia de obispos católicos de Australia, aunque no llega a confirmar si Wilson apelará el veredicto. El 19 de junio es la fecha en la que está previsto se lea la sentencia que tendrá que cumplir.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto