Un padre británico viola a su hija para demostrarle que el sexo heterosexual es mejor que el homosexual

Un juez condena a 21 años de cárcel a un padre británico por varios delitos de violación, entre ellos el de violar a su hija para demostrarle que el sexo heterosexual es mejor que el homosexual.

Luis M. Álvarez • 04/03/2017

Justicia | Foto: Joegend/iStock/Thinkstock

reino unido coventry lesbofobia homofobia violación sentencia condena violación agresión homofóbica ataque ahomofóbico

Un juez británico condena a 21 años de cárcel a un padre de Convetry, entre otros delitos, por la violenta y lesbofóbica respuesta que tiene cuando su hija adolescente le habla de su orientación sexual, que no acepta, por lo que procede a violarla para «demostrarle» que el sexo heterosexual es mejor que el homosexual. Las violaciones se produjeron en los años ochenta y noventa, extendiéndose a lo largo de 20 años y afectando también a otra hermana.

La identidad del agresor, de 54 años de edad en la actualidad, no ha trascendido para proteger la de sus hijas. A pesar de que se declaraba no culpable ante el Tribunal de la Corona de Warwick, ha sido condenado por un total de nueve cargos de asalto indecente, uno de ellos de indecencia y tres de violación. Delante de una de sus víctimas, era condenado a 21 años de prisión, prorrogado por cinco años más, sujetos a revisión, lo que significa que tendrá que cumplir al menos dos tercios de la pena, en lugar de la mitad, como es habitual. Las violaciones se había prolongado a lo largo de más de veinte años, comienza con el abuso sexual de su hijastra y, una vez se va de casa, continuando con su propia hija. Según ha advertido el juez Andrew Lockhart, la pena máxima por ese tipo de delitos era de cinco años cuando tienen lugar, mientras que de haber cometido los delitos en la actualidad podría enfrentarse a la cadena perpetua.

La primera víctima de este violador es su hijastra, de la que comienza a abusar cuando tiene 11 años, de una manera regular y progresiva, primero con tocamientos para terminar con penetración. Las consecuencias de esta actitud afectan terriblemente a la menor, quien considera que su hermana estaría a salvo cuando abandona el hogar familiar, al ser hija biológica de su agresor. Se equivocaba. Cuando a los 16 años de edad, su hija le habla de su lucha interna para aceptar su orientación sexual, revelándose que es lesbiana, el padre reacciona con una «ira incontrolada», decidiendo «violarla para mostrarle porqué es mejor tener relaciones sexuales con hombres que con mujeres».

«Esa violación implicaba degradación y humillación. El delito demuestra su hostilidad hacia ella como lesbiana. Esa es claramente una característica agravante. También se agrava por las otros dos violaciones posteriores (...). Ambas han sido seriamente dañadas psicológicamente por su comportamiento. Escuchar la evidencia de su sentimiento de culpabilidad al dejar a su hermana para enfrentarse a usted ha sido la prueba más desgarradora de la evidencia», explica el juez, añadiendo que el agresor será un hombre muy mayor cuando sea liberado. Con la intención de conseguir una merma en la pena, la abogada del agresor, Sally Hancox, ha argumentado que su cliente no ha reincidido en este tipo de delitos desde que los cometiera con sus hijas. Una consideración que no ha sido tenida en cuenta por el juez, que ha impuesto una sentencia extendida, ordenando que se registrase al acusado como delincuente sexual para el resto de su vida.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto