Chat

Contactos

Fotos

Guía

Una política canadiense ha denunciado que el país considere la homosexualidad como una enfermedad

La congresista canadiense Laurie Blakeman ha denunciado públicamente que la localidad norteamericana de Alberta continúe considerando a la homosexualidad como una enfermedad mental en los informes médicos. Dicha consideración permite que quienes alegan "curar la homosexualidad" puedan financiar con dinero público sus prácticas fraudulentas.

alexannder • 29/02/2012

Muro arcoiris | Foto: PromesaArtStudio/iStock/Thinkstock

canada alberta discriminacion homofobia leyes homosexualidad politicos

Una política canadiense ha dado a conocer que la localidad de Alberta continúa considerando la homosexualidad como una enfermedad en los códigos médicos vigentes en la región canadiense.

La congresista Laurie Blakeman ha sido la responsable de recordar la inclusión homófoba de la homosexualidad en el listado de enfermedades mentales de Alberta, algo que contradice lo manifestado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad hace más de una década.

La consideración de la homosexualidad como una enfermedad, que ya fue denunciada por distintos activistas LGTB en el pasado, tendría que haber sido modificada desde hace años, en función de las promesas del ex-ministro de Sanidad de Alberta, Gene Zwozdesky, el cual consideró como "absurdo e inaceptable" que se considerara la homosexualidad como una enfermedad mental.

Sin embargo, pese a dichas declaraciones y la promesa de modificar los listados de enfermedades mentales por parte del ex-ministro de Sanidad, la homosexualidad continúa siendo estigmatizada en la localidad canadiense.

Kathleen Range, portavoz del Ministerio de Sanidad del Alberta, ha salido al paso de la polémica originada por la consideración de la homosexualidad como una enfermedad en la región, alegando que dicha consideración no afecta a los médicos, los cuales deben seguir la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD), aunque se ha negado a garantizar que el listado de enfermedades de la localidad será modificado, alegando supuestas cuestiones administrativas.

Pese a las declaraciones de la portavoz del Ministerio de Sanidad de Alberta, distintos colectivos de ultra-derecha continúan financiando los tratamientos que llevan a cabo bajo el pretexto de "curar la homosexualidad" con dinero público.

Dicha financiación es posible ya que al considerar las autoridades que la homosexualidad es una enfermedad, las distintas organizaciones médicas pueden pasar facturas a la administración por las supuestas terapias que habrían llevado a cabo para "curar" dicha "enfermedad", algo que ha permitido que en los últimos 15 años hayan sido pagadas por parte del Estado casi 1.800 facturas procedentes de las terapias fraudulentas que alegan "curar la homosexualidad" y que han sido denunciadas por organizaciones médicas de todo el mundo por los peligros físicos y psicológicos que conllevan.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Noticias gays

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto