La chispa de la vida, en Teatro de las Aguas

Asistimos a la primera función de La chispa de la vida celebrada en septiembre en el Teatro de las Aguas (Madrid). Ahora te contamos por qué nos sorprendió está curiosa combinación de poesía, música… y humor (y vino, pero esa es otra historia). La chispa de la vida te hace reir, pero sobre todo te emociona.

Diego Manuel Béjar • 02/09/2016

Carlos Manuel Díaz en La chispa de la vida | Foto: Uso permitido

españa madrid teatro de las aguas carlos manuel díaz sandra delaporte irene alman tony pereyra teatro poesía

Todo empieza media hora antes de la hora oficial de la función (¡tenlo en cuenta si lo que vas a leer aquí te convence para asistir!). Durante el mes de septiembre, al principio de cada función se hace una cata de vinos en la parte de abajo del teatro, ese peculiar y amplio ambigú que en el Teatro de las Aguas señalizan como «La cueva». Allí nos reunimos, por tanto, los que teníamos reservada entrada para la función y, en un ambiente totalmente cercano y de buen rollo, probamos distintos tipos de vino. Si el público ya venía con buena predisposición (y así era, porque ya desde la taquilla se palpa ese buen ambiente de amor al arte y simpatía), cuando subía a la sala la risa y la complicidad entre quienes minutos antes éramos desconocidos era más que evidente. Servidor, que es muy profesional, hizo un trabajo ímprobo para que el alcohol no nublara el juicio de la obra que iba a contemplar, pero no fue suficiente para que sus mejillas estuvieran tan rosadas como alguno de los vinos catados. Para compensar, la presente reseña la escribo mientras hago una cata de gazpacho.

Pero hablemos de la función: en el escenario nos encontramos como maestro de ceremonias a Carlos Manuel Díaz (quien también es autor del texto y director de la función), acompañado por Sandra Delaporte / Irene Alman (cantantes que se alternan según la función) y Tony Pereyra (guitarrista). Y empieza la magia. Lo que empieza como un monólogo más o menos tradicional sobre el amor en sus distintas vertientes se acaba convirtiendo en un recital de poesía bien hilado con humor y regado con momentos musicales en directo. Porque La chispa de la vida es un monólogo que hace reir, pero sobre todo es una obra que emociona.

Carlos Manuel Díaz en La chispa de la vida | Foto: Uso permitido

Si bien Carlos Manuel Díaz ha sabido acompañarse por dos buenos profesionales para la parte musical de la obra que presenta, algo fundamental para un espectáculo tan especial, es impresionante su capacidad para recitar. Lope de Vega, Quevedo, Lorca, Pablo Neruda y varios autores musicales contemporáneos desfilan no solo por sus labios, con una dicción perfecta, sino también a través de los ojos, las manos… todo él se deja llevar como hacía demasiados años no veía quien estas líneas escribe. Porque más de una vez hemos leído y nos han recitado poesía, pero en muy pocas ocasiones podemos disfrutar de una interpretación tan completa, tan sentida y emocionante, en la que Sandra Delaporte, Irene Alman (que era la cantante en la función que vimos) y Tony Pereyra aportan más que voz y manos respectivamente: suman sentimiento.

En definitiva, La chispa de la vida es una obra más que recomendable para públicos tranquilos que quieren dejarse llevar por la emoción en forma de interpretación, poesía y música y en la que el humor es la forma de relajar la acumulación de sentimientos en el espectador. Si te ves reflejado en ese tipo de público, los jueves que quedan de septiembre podrás disfrutar de esta experiencia en Teatro de las Aguas.

La chispa de la vida en Teatro de las Aguas | Foto: Uso permitido

Comentarios

Relacionado con Madrid

Contactos en Madrid Chat Gay Madrid Chat Lesbianas Madrid Guía LGTBI de Madrid Noticias de España

También te puede interesar...

Más en Teatro

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto