Curar la homosexualidad: alimentando la ignorancia

Cristina López Schlichting fue galardonada hace algo más de dos años con el “ladrillo rosa”, un premio que otorga el colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Madrid (COGAM) y que la acreditaba como la más homófoba del año. A sus ataques al matrimonio entre personas del mismo sexo o al día del orgullo gay se suman las últimas opiniones manifestadas en su programa de las tardes de la COPE sobre la homosexualidad.

Alberto Ríos Mosteiro • 25/11/2007

Cristina López Schlichting

cristina lópez schlichting cope cogam homofobia

El valor específico de la heterosexualidad

“ La postura que socialmente es correcta respecto a la homosexualidad viene previamente establecida por una debilitación del valor específico del término “heterosexualidad”. Nosotros somos hombres y mujeres por algo, el ser diferentes entre nosotros nos da a conocer nuestras diferencias, y esto enriquece mucho… Por eso, el problema estriba, no en hablar tanto de la homosexualidad, sino en el valor específico que tiene la heterosexualidad para las personas ”.

Cristina López Schlichting, “la linterna”, 1 de diciembre de 2005.

Acudiendo a otras declaraciones de la locutora de las tardes de la COPE, en las que manifestaba que “ la heterosexualidad garantiza la continuidad de la especie y la homosexualidad no ”, deduzco que dicho valor residiría en la procreación. Partiendo de esta premisa, ¿qué diferencia existiría entre una pareja heterosexual que necesite acudir a un tratamiento de inseminación artificial y una pareja homosexual que utilice el mismo método para tener descendencia? ¿Qué valor específico puede tener la heterosexualidad para una pareja formada por un hombre y una mujer que no quieran o simplemente no puedan procrear? ¿Estarían, este hombre y esta mujer, al no querer o no poder reproducirse, debilitando el término “heterosexualidad”? ¿Qué diferencia habría entre esta pareja heterosexual y una homosexual al desaparecer ese valor específico de la procreación?

La “heterofobia”

Al argumento del “valor específico de la heterosexualidad”, Cristina López Schlichting añade, en su libro “Políticamente Incorrecta, el concepto de “heterofobia”, que se produciría al negarse “ el derecho de los niños a tener un padre y una madre ”.

¿También podría hablarse de “heterofobia” en aquellos casos en los que un hombre o una mujer sacan adelante a sus hijos, sin la ayuda o presencia de una persona de distinto sexo al suyo, voluntariamente o por las circunstancias que sean? ¿Cómo puede una “homófoba” acusar de “heterófobos” a quienes no atacan o desprecian a los heterosexuales sino que simplemente exigen la igualdad en derechos y deberes?

La “homofobia”: dudas, dolor y sufrimiento

Cristina López Schlichting y dos sexólogas invitadas a su “tertulia radiofónica” de sobremesa protagonizaron, hace unos días, un nuevo episodio de “ homofobia” al afirmar que entre las causas que podrían “provocar” el lesbianismo estarían desde la obesidad mal aceptada, una madre guapa y sobreprotectora, el alcoholismo de alguno de los progenitores o la falta del referente materno. Según se desprende de las declaraciones realizadas por las mismas, la homosexualidad se descubre con sufrimiento en la adolescencia al experimentarse unos sentimientos y/o deseos hacia una persona del mismo sexo: ante la imposibilidad de verbalizar sus sentimientos con normalidad se produciría una sensación de culpa, dolor y vergüenza acompañados de un “deseo de ser como los demás”, casarse o tener hijos. La homosexualidad sería curable y todo dependería del deseo de “abrir el baúl de las vergüenzas”, “recorrer el camino” y desarrollar “amistades sanas”. Además sería necesario, para emprender ese camino de salida de la homosexualidad, sentir “un dolor” y tener voluntad para descubrirse a si mismo.

¿Cuál sería la verdadera causa del dolor y sufrimiento de un homosexual: su homosexualidad o la homofobia? Si a Lolita le gusta Manolo descubrirá con normalidad su orientación sexual, no escogida, y compartirá con sus amigas, heterosexuales o no, los sentimientos experimentados: no existirá culpa, dolor o vergüenza para quien se siente aceptado y respetado, de antemano, por su entorno más cercano. En el mismo contexto de aceptación y respeto Lolita podría compartir, con las mismas amigas, lo que siente por su compañera Juani y descubrir su homosexualidad, no escogida, con la misma normalidad. Lo que personas como Cristina López Schlichting y sus tertulianas de mesa camilla no entienden es que Lolita no sufriría por sus sentimientos y deseos hacia Juani: Lolita sufriría por ocultar a sus amigas y a la propia Juani lo que siente, ante el temor a ser juzgada, tratada como una enferma, o causar un dolor absurdo e innecesario a su ignorante entorno.

Las personas

Por encima de negros o blancos, religiosos o laicos, hombres o mujeres, homosexuales, bisexuales, transexuales o heterosexuales, deberían estar siempre las “personas” que, con independencia de su raza, credo, sexo o condición sexual, nacen, crecen, ríen, lloran, sufren y sienten. No es la homosexualidad la que provoca sufrimiento, sino la homofobia nacida de la intolerancia y la ignorancia retroalimentadas por personas como Cristina López Schlichting, la homofobia materializada en el menosprecio, la burla, o las agresiones físicas y verbales. La homofobia no solo causa un gran dolor a los homosexuales que la padecen sino también a esos padres que, incapaces de aceptar y normalizar una realidad, buscan una solución a un problema inexistente y, al no encontrar una respuesta, se preguntan, “¿qué hemos hecho mal?”. Una pista: sintonizar determinado dial más preocupado en juzgar que en respetar y entender la diferencia.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Más información.