La homofobia: una forma de apartheid

La homofobia es definida, por el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, como la “aversión obsesiva hacia las personas homosexuales”. En nuestro país, la aprobación por el Parlamento español de una ley que permite los matrimonios entre personas del mismo sexo supuso un gran paso, no solo en la lucha por la equiparación de derechos entre las personas, con independencia de su orientación o condición sexual, sino también en la batalla contra la homofobia.

Alberto Ríos Mosteiro • 12/11/2007

Ejecución de dos homosexuales en Irán

homofobia irán emiratos árabes

A pesar de todo ello, todavía queda un largo camino por recorrer pues las leyes no acaban con la intolerancia de algunos ni con la ignorancia de otros. En España, a día de hoy, todavía hay quien piensa y verbaliza, como si de una manifestación contra lo “políticamente correcto” se tratase, su discurso “ homófobo” basado en la comparación y/o equiparación de un homosexual con un animal o un delincuente. Las consecuencias de esa “aversión obsesiva hacia las personas homosexuales” adquiere tintes más dramáticos en otros 70 países donde la persecución, el encarcelamiento, la tortura o la violación como “ método de curación” de quienes consideran “degenerados”, están a la orden del día: en Afganistán, Arabia Saudí, Irán, Mauritania, Pakistán, Sudán, Yemen y Nigeria, ser homosexual puede castigarse, además, con la pena de muerte. Muchos de estos 70 países niegan la existencia de homosexuales entre su población y aún así los persiguen, los condenan y, en muchos casos, los ejecutan. En Irán, por ejemplo, unos 4.000 homosexuales han sido condenados a muerte en los últimos 27 años, y ello a pesar de que el propio Presidente Ahmadineyad ha negado, recientemente, la existencia de lo que denomina "el fenómeno de la homosexualidad” en su país.

Muchas son las personas que, a lo largo y ancho del mundo, sufren las consecuencias de la homofobia. El caso de Alexandre Robert me ha llamado especialmente la atención: un joven francés, menor de edad, que residía en Emiratos Árabes junto a sus padres, es violado por tres hombres en el mes de julio; denuncia la agresión sufrida, sus agresores son detenidos y las autoridades ocultan que uno de ellos es portador del VIH y de hepatitis B; a su vez Alexandre es sometido a numerosos exámenes médicos, no para averiguar si ha sufrido una agresión o ha sido infectado por uno de sus violadores, sino para demostrar un hecho que le convertiría en “merecedor” de lo ocurrido: su orientación homosexual. Finalmente, Alexandre y su familia deciden abandonar el país ante la falta de amparo judicial, la posibilidad de ser condenado a pena de cárcel, las “mentiras de Estado” y las amenazas de muerte recibidas.

La aversión hacia el colectivo homosexual es tal que hay quien es capaz de buscar “ justificaciones” a un acto tan salvaje como es la violación de un menor. Alexandre Robert fue considerado homosexual por haber sido violado por tres hombres y pudo haber cumplido una condena mínima de un año de cárcel por tal consideración. Este joven francés pudo huir de un país que le ha prejuzgado, juzgado y pretendía condenarle, un país donde la homofobia y la injusticia van de la mano. Este joven ha contado y cuenta con el apoyo de unos padres que no miran para otro lado y han emprendido una campaña para exigir que se haga justicia. Otros muchos habrán vivido, viven y seguirán viviendo el desprecio, la indiferencia y las brutales consecuencias de ser, o simplemente ser considerado, homosexual.

La homofobia ha de ser combatida y rechazada en todas sus manifestaciones, desde la que denigra hasta la que mata, para dar paso a la tolerancia y al respeto. Tal y como dice el arzobispo sudafricano Desmond Tutú, “ la orientación sexual no se elige. La homofobia es también una forma de apartheid. Los negros no elegimos ser negros; los homosexuales, tampoco ”.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Más información.