La sotana incoherente

En pleno siglo XXI hay quien opina que las mujeres maltratadas “provocan con su lengua”, que la homosexualidad y la pederastia van de la mano e incluso que hay adolescentes que, deseando mantener relaciones sexuales, son capaces de ir provocando a un adulto. Que este tipo de “opiniones” se verbalicen con total normalidad e impunidad resulta chocante, que sean emitidas desde diferentes sectores de la Iglesia Católica Española simplemente repugna, y que añadan que las realizan desde el máximo respeto a las personas obviamente indigna.

Alberto Ríos Mosteiro • 28/12/2007

Iglesia y pederastia

homofobia homosexualidad iglesia catolica cope pederastia menores vilolencia de genero

¿Qué clase de frustraciones puede tener quien, para defender determinadas “ideas”, acude a comparaciones realmente odiosas en las que el aborto sería mucho peor que la violencia de género, a paralelismos despreciables que situarían a la homosexualidad y la pederastia como una novedad que, por vicio, muchos quieren probar por ser formas de “sexualidad distintas”, o a declaraciones que afirman que " intentar cazar niños es uno de los objetivos del movimiento gay"?.

Por mucho que lo intento no consigo comprender cómo una persona, que supuestamente es representante de Dios en la Tierra y ha de trasladarnos “su mensaje”, puede justificar, acudiendo a la " provocación", actos atroces que atentan contra la dignidad de cualquier persona, o calificar de “enfermos” a quienes intentan vivir su orientación sexual con la misma normalidad con la que otros la viven. Por mucho que me esfuerzo sigo sin comprender cuál es la función de una emisora, propiedad de la Iglesia Católica Española, cuyos locutores estrella destilan burlas y fobias a raudales contra el colectivo homosexual, alimentando la homofobia entre quienes, no teniendo nada mejor que hacer, deciden sintonizar su dial y empaparse de su ignorancia.

La Iglesia Católica haría bien en responsabilizarse de los numerosos casos de pederastia cometidos en su seno y que han salido a la luz, no precisamente gracias a ella, en los últimos años; haría bien en informarse de que las relaciones sexuales entre un menor y un adulto son un delito, tipificado en el código penal, que no admite justificaciones basadas en “provocaciones” ni " consentimientos" por parte de quien no tiene capacidad de obrar; haría bien en respetar con hechos, más que con palabras vacías, a quien no hace daño a nadie disfrutando su sexualidad; haría bien en explicar a sus fieles por qué razón remunera a locutores que defienden el aborto o dicen haber demostrado la falsedad del mito de la virginidad de María; pero sobre todo, haría bien en preguntarse el por qué de su obsesión con la sexualidad ajena: quizás así empiecen a vivir con más coherencia y a dejar vivir a quien ya la tiene.

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Más información.