Chat

Contactos

Fotos

Guía

Cuando dije NO al Suicidio

“Cuando dije no al suicidio comprendí que aunque perdí 18 años de mi vida, le gané una batalla al fundamentalismo religioso y a la homofobia con la que crecí. Gané una batalla al sufrimiento que me acompañó tantos años haciéndome creer que era impuro, aberrante o un pecado”. Dije no al suicidio y hoy me encuentro batallando para que otros jóvenes le digan no también.

Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez • 30/06/2016

gay | Foto: Uso Permitido

suicidio historia gay francisco el jimagua homofobia

Cuando dije no al suicidio

“ Mi niñez estuvo marcada por la homofobia religiosa y social. Creo que la mayoría de las personas que pertenecemos a la comunidad LGBTT enfrentamos en nuestra adolescencia un procedo de auto-aceptación que comienza con la negación de quienes somos en realidad. Estor surge por las condenas a la homosexualidad ”.

No recuerdo cuántas veces lloré, pero sí recuerdo que durante mi adolescencia pensé en quitarme la vida al menos en unas diez ocasiones. Quienes hemos pasado por esta situación reconocemos el dolor que trae consigo el tan solo pensar o intentar el acto de suicidio. No soportaba más vivir fingiendo ser quien no era, porque vivía un inmenso dolor de enamorarme de otros chicos y tener que ocultarlo hasta sentir asco por mí mismo, porque la religión me había creado pensamientos e ideas sobre aberraciones y pecados en su relación más injusta con la homosexualidad.

“Teniendo un cuchillo en mis manos y llorando descontroladamente comencé a pensar en el sufrimiento que dejaría tras mi muerte. Pensé en mi madre que había fallecido y recordando el inmenso dolor de su partida, pensé luego en mi padre, en mis hermanos y en mí mejor amigo Kevin. Los imaginé echándose culpas que no les correspondían, los vi llorando en mi funeral y cambiando drásticamente sus vidas si cortaba mis venas”.

En algunas ocasiones pensé ahorcarme o simplemente lanzarme a algún vacío. También imaginé alguna vez que tomarme un frasco de pastillas sería una muerte menos dolorosa. Muchas veces me trepaba al techo de mi casa y bajo la lluvia y le gritaba a “Dios” – por qué me hiciste gay para tener que sufrir tanto, por qué siento asco por mí mismo, por qué nos odian y nos condenan tanto si lo que sentimos es el mismo amor que sienten ellos.

En la escuela intermedia recuerdo que había un estudiante muy amanerado al que todos los días muchos compañeros golpeaban y se burlaban de él por simplemente ser gay. Me convertí en uno más y un día le grité “pato”– para que nadie sospechara que yo también era gay. Es de lo peor y lo más cobarde que he podido hacer en toda mi vida.

Haber enfrentado a mis 16 años de edad los insultos, amenazas y los golpes de un familiar cercano que se había enterado de mi homosexualidad, fue otro calvario que me hizo pensar en el suicidio en varias ocasiones. Este familiar me ofendía con palabras aprendidas en la sociedad- “pato sidoso”, “y si le digo a tú papá que eres maricón”, “todos los gays tienen sida”- esas fueron sólo algunas de las expresiones que me realizó esta persona con quien peleé a los puños en muchas ocasiones y a quien también ofendí verbalmente como respuesta a sus acciones. Varios años luego de salir del armario lo perdoné de corazón por sus actos, pues él al igual que yo era víctima de la homofobia.

“Si tengo un hijo gay lo mato”, “prefiero una puta a una lesbiana”, “pa que sea pato que sea tecato”, “mi hijo no es gay”, “que hice mal para merecerme esto”, “yo no procreo hijos maricones”, “te vas a pudrir en el infierno”, “hay que buscarte ayuda psicológica”, “Dios te va a sanar”… son algunos de los comentarios con los que millones de niños y niñas crecemos escuchando por parte de miembros de nuestras familias.

Yo dije no al suicidio y a mis 18 años de edad salí del armario con mi padre. Fue uno de los momentos de mayor tensión y temor en mi vida, pero fue una decisión que me permitió comenzar a vivir verdaderamente sintiéndome feliz.

Dije no al suicidio y hoy me encuentro batallando para que otros jóvenes le digan no también. En mi mente no cabe la idea de perder la vida de un adolescente o de cualquier persona porque su familia lo rechazó por causa de la desgraciada homofobia religiosa, por condenas tan ilógicas, insensibles y abusadoras.

“Cuando dije no al suicidio comprendí que aunque perdí 18 años de mi vida, le gané una batalla al fundamentalismo religioso y a la homofobia con la que crecí. Gané una batalla al sufrimiento que me acompañó tantos años haciéndome creer que era impuro, aberrante o un pecado”.

Hoy reconozco que nada de eso es cierto, porque el pecado de la homosexualidad es un invento para controlar masas y adquirir dominio y poder, mediante el cual, los verdaderos demonios vestidos de ovejas blancas se lucran económicamente.

Cuando dije no al suicidio me propuse luchar por no leer más noticias de adolescentes saltando de un puente, ahorcándose o cortándose las venas por causa del discrimen. Por hacerles comprender que son seres humanos hermosos, llenos de vida, sueños y sentimientos puros y que merecen ser felices viviendo su verdadera orientación sexual. Por afirmarles la importancia de buscar ayuda a tiempo y aceptarnos tal cual somos, lo que representa ser una alternativa correcta, el suicidio no lo es.

¿Hasta cuándo los gobiernos permitirán que las religiones sigan promoviendo tanto odio en contra de la comunidad LGBTT?

Dónde queda el sentido de humanidad, de amor al prójimo y de amor a nuestras familias, si somos capaces de rechazar y abandonar a un jovencito o jovencita por su orientación sexual.

Himbre llorando | Foto: Uso Permitido

¿Seremos capaces de promover la empatía, el razonamiento

y la compasión por nuestros semejantes y familiares?

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez

Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez nació en Puerto Rico, tiene 32 años de edad, es escritor, columnista, imitador y activista de derechos humanos. Autor del poemario gay ‘Vuelo en Libertad’ (2008). Actualmente es Presidente de la Fundación Acción Social Inclusiva (ASI). Le puedes seguir en Twitter y Facebook. Puedes enviarle tus comentarios a su correo eljimagua@live.com.

Comentarios

También te puede interesar...

Más en Una mirada homosexual

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto