Chat

Contactos

Fotos

Guía

Cuerpos invisibles: Flores eróticas y erguidas

En mis caminos había solo sequías y desolaciones. En otro amanecer solitario vi a Cristian en la plaza. Le conocí y me hice su amigo, hasta llegar a la noche de los mil suspiros. Sus uñas me dibujaron nuevos caminos en mi espalda desierta de caricias. Le besé con locura y sujeté su pene que en mis manos crecía. Le masturbé y cuanto más apretaba sus seis pulgadas duras y erguidas, mayor era su respuesta de fiera embestida a los poros de mi cuerpo.

Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez • 20/11/2014

Daniel sexo gay | Foto: Uso permitido

cuento erotismo francisco el jimagua metafora poesia gay flores deseo sexo

¡Una mirada homosexual desde el Caribe!

En mis caminos había solo sequías y desolaciones. Hasta que en otro amanecer solitario vi a Cristian en la plaza. Recuerdo que me pasó por el lado y mi canino olfato detectó un aroma a claveles y deseos. Desde entonces le veía casi a diario, por lo que pude comprender que las flores todas, florecían cada nuevo alba en su belleza. Tampoco había soles que no se posaran en sonrisa, su sonrisa era la que me enloquecía.

Le conocí y me hice su amigo, hasta llegar a la noche de los mil suspiros. Esa noche le desojé su ropa de algodón y seda. Le desnudé pétalo tras pétalo para terminar con mis penumbras de ente solitario. Mordí sus labios gruesos, mordí sus suspiros y su sonrisa.

Le besé con locura y sujeté su pene que en mis manos crecía. Le masturbé y cuanto más apretaba sus seis pulgadas duras y erguidas, mayor era su respuesta de fiera embestida a los poros de mi cuerpo.

Sus uñas me dibujaban nuevos caminos en mi espalda desierta de caricias. Luego me posé encima de él y rosé mi pene con el suyo, como hidalgos guerreros espaldeando suspiros y gemidos. Pero yo quería más caminos; «hazme la espalda sangre y no te detengas» - le dije, mientras pecho con pecho y sudor con sudor le pedí que se adentrara en mí, «quiero hacerme todo surcos con tu grandeza» - supliqué emocionado.

Me viré de frente pues quería ver sus ojos y los soles de su sonrisa saciándose de mi estreché. Lo colocó con cuidado, se meneó con arte y maestría, mientras yo era opera de gemidos. Siguió penetrándome así de frente, y en su meneo sus labios gruesos yo mordía. Un estruendo y mis labios ya hechos sangre avisaron de un río blanco en mi pecho.

Fui de él y de su grandeza, me llené de las flores de su cuerpo y me mojé en su río blanco. Fui suyo aunque nunca lo fui en realidad. Desde entonces mis sueños de él son adicción nocturna.

Derechos Reservados. Puedes comentar abajo o enviar tus opiniones a: eljimagua@live.com

Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.

Acerca de Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez

Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez nació en Puerto Rico, tiene 32 años de edad, es escritor, columnista, imitador y activista de derechos humanos. Autor del poemario gay ‘Vuelo en Libertad’ (2008). Actualmente es Presidente de la Fundación Acción Social Inclusiva (ASI). Le puedes seguir en Twitter y Facebook. Puedes enviarle tus comentarios a su correo eljimagua@live.com.

Comentarios

Relacionado con Flores

Contactos en Flores Chat Gay Flores Chat Lesbianas Flores Noticias de Uruguay

También te puede interesar...

Más en Una mirada homosexual

© Looping Media, S.L., 2007-2019
Condiciones de uso, privacidad y cookies
Quiénes somos | Publicidad | Ayuda y contacto