Recuerdos

Comparto con todXs este cuento que me trae tan buenos recuerdos. Salió publicado en la Revista Vórtice de letras, quienes aceptaron mi sencilla colaboración con el objetivo de ayudar en la visibilización de la diversidad sexual en las letras. Les mando un abrazo desde aquí. Otro para vosotrXs.

Eley Grey • 26/10/2014

Recuerdos - Foto: Uso permitido

recuerdos lgtb terapia obsesión vórtice cuento eley grey

Corro lento, ando rápido. Llego tarde, como siempre. Avanzo por la acera recordando sus últimas palabras: “Espérate aquí, enseguida vuelvo”. Recuerdo su sonrisa mientras me hablaba. Evoco a Ester mientras me dispongo a cruzar la calle, al ver esta moto pasar. Parpadeo, las pestañas pesan demasiado hoy. He dormido mucho, aunque he dejado de soñar. El humo del tubo de escape se materializa y se me antoja su cara. Ese rostro angelical abrazando sus acuosos ojos de mar.

Llego tarde y tengo que aprender que ya no está. Me obligo a recordar que se marchó para siempre, pero no puedo evitar pensar en sus manos cuando llego al edificio. Toco al timbre y me contesta una voz muy familiar. Me parece la de ella. Por un segundo las costillas chocan contra mi pecho en un golpe de emoción. Subo corriendo las escaleras y empujo la puerta con fuerza. La muchacha del mostrador me da las buenas tardes y me invita a esperar. Puedo apreciar que su dicción es similar, algo en el final de las palabras evoca serenidad en mí. Respiro hondo y la vuelvo a imaginar. Creo que iré al baño. Me miro en el espejo y observo mi lunar. “Ese lunar es mío”, recuerdo su canción. Vuelvo a la sala de espera. “Ya puede pasar, señorita Silvia”, me indica la chica. Cuento los pasos hasta la habitación: cuatro, como los años que vivimos juntas.

—Hola, Silvia, buenas tardes.

—Creo que ya estoy mejor, doctora, no he vuelto a soñar. Estoy recuperada, ¿verdad?

—Veamos, ¿has tomado las pastillas?

—Sí, señora.

—¿Y dices que no has vuelto a soñar?

—Así es.

—De acuerdo. Veamos, cuéntame qué has hecho esta mañana, Silvia.

—Lo de siempre, arreglar un poco la casa y sacar al perro.

Tras millones de preguntas acabamos la sesión. Por fin me ha dado el alta. Me alegra saber que estoy curada, que ya no la recordaré más. Aunque me da pena no volver a ver a la doctora, tiene la misma boca que Ester.

Comentarios

También te puede interesar...

© Looping Media, S.L., 2007-2018
Aviso legal | Privacidad | Publicidad | Ayuda y contacto

En Universo Gay utilizamos cookies propias y de terceros, que pueden ser desactivadas en la configuración de tu navegador, para personalizar tu experiencia en el sitio y mejorar nuestros servicios, contenidos y publicidad mediante el análisis de tus hábitos de navegación.